Ergonomía para la vida

Este artículo es un llamado a la comunidad en general y a los profesionales que acompañan personas y organizaciones a poner sobre la mesa la importancia de cuidar la salud emocional que se ha visto tan afectada por la pandemia y ha quedado rezagada entre tantas urgencias que nos ocupan.

La noticia del suicidio en la ciudad de Guayaquil de dos jóvenes profesionales de la medicina nos invita a hacer un alto y reflexionar profundamente en la necesidad de incorporar pausas para compensar el sobre esfuerzo emocional al que estamos expuestos, cortar rutinas y recargar energías.

Cuando hablamos de la necesidad de incorporar pausas para la vida no sólo nos referimos a personal de primera línea. La pandemia ha exigido sobre esfuerzo tanto a profesionales de la salud como a la población en general. La lista de exigencias es larga, pero mencionamos los más comunes: adaptarse a nuevas condiciones, horarios cambiantes, virtualidad, atención a tiempo completo de los hijos en edad escolar, todo ello impactando de manera directa la calidad de vida, los niveles de estrés y la productividad.

La Productividad, clave para la supervivencia económica, en pandemia está expuesta a fuentes de sobretensión. Destacamos al menos cuatro factores que inciden en la productividad:

  1. Hay una mayor demanda mental en términos de reinvención de actividades productivas.
  2. Se deben alcanzar resultados en un entorno de contracción económica.
  3. Se pierden las fronteras entre tiempo de trabajo y espacio familiar.
  4. La obligación de seguir produciendo mientras manejas la enfermedad o el duelo por el fallecimiento de algún familiar.

Estos cuatro factores, asociados a la productividad, ponen al trabajador en una marcha tipo cinta transportadora sin fin que es necesario detener en pro de la salud y el bienestar.

Hablamos así de la Ergonomía, cuyo propósito es proteger al ser humano, creando y manteniendo ambientes confortables para el desarrollo de las actividades y evitando al mismo tiempo lesiones que comprometan el bienestar y la salud a futuro.

Es necesario traer la Ergonomía a nuestra cotidianidad, revisando nuestra actividad personal, laboral y familiar e incorporando las pausas para la vida como parte de nuestras rutinas. En lo personal es importante establecer límites sanos entre la actividad productiva y los espacios privados; en lo familiar la invitación es a “despegarse de las pantallas”, hacer actividades físicas al aire libre y generar diálogo. A nivel de las empresas diversificar las tareas y promover la participación de los colaboradores en la toma de decisiones respecto a la mejor forma de realizar sus actividades, equilibrando bienestar humano y productividad. Desafío muy grande que afrontan los líderes hoy, su contribución en este aspecto es clave desde la práctica del autocuidado y el cuidado de su equipo y como no hay recetas, puede ser en este aspecto el mejor de los aprendizajes en ergonomía para la vida.

“Una pausa a tiempo, es como una respiración profunda, oxigena, recarga energía, genera salud emocional, incrementa la capacidad de producir, mejora la calidad de nuestros vínculos e incluso salva vidas”.

Beccy Torres Espinel
Psicóloga Industrial, Coach, Facilitadora, Consultora

Datos de contacto y redes

Dirección: Guayaquil, Ecuador
Teléfono: 593 99 961 1806
Correo: beccytorres@dyeasesoria.com.ec
Sitio web: http://www.dyeasesoria.com.ec

https://www.facebook.com/DyEAsesoria

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

1 comentario en «Ergonomía para la vida»

  1. Gracias Beccy por tu interesante articulo para Alfablog, muy interesante el titulo y el contenido, que es un llamado para que estemos mas consciente de nuestro cuerpo y nuestra mente en estos tiempos de pandemia.
    Seras una invitada permanente.
    Susana Castillo
    Comite de Alfablog

    Responder

Deja un comentario

+ 68 = 72

Visita nuestros artículos más recientes: